Cumbre mundial de Premios Nobel de Paz en Bogotá y los interrogantes cruciales para la verdadera paz, especial para ALAI

cumbre-nobel

“Lo que parecía imposible lo hicimos posible – dijo Juan Manuel Santos, presidente de Colombia y premio Nobel de Paz 2016. El conflicto que nos costó 8 millones de víctimas y más de 220.000 muertos ha terminado. Y de esto se trata la paz: de dar una oportunidad a quien acudió a medios violentos para expresar su rebeldía de pasar al diálogo; de cambiar el odio por la reconciliación, y al mismo tiempo hacer valer los derechos de las víctimas. Esas víctimas que nos enseñaron a los colombianos que es posible perdonar. Ahora Colombia se enfrenta a un futuro promisorio sin el lastre del conflicto armado”.

Así fue la abertura de la XVI Cumbre Mundial de Premios Nobel de Paz que se ha realizado en Bogotá, por primera vez en Latinoamérica, desde el día 2 de febrero hasta el día 5 de febrero, un evento de impacto mundial para respaldar el proceso de paz y también poner algunos interrogantes cruciales para Colombia.

José Ramos Horta, Nobel de Paz en 1996 por luchar contra la opresión de Indonesia en su país, Timor Oriental, fue el primero en referirse al tema crucial de la paz en Colombia. Recordó que hace dos décadas visitó Colombia, y que entonces su misión era buscar la libertad de 15 rehenes del Eln. Ahora, nota a un país diferente: “las armas han callado, la paz es ahora una realidad”.

Movido por ese cambio y según su experiencia de reconciliación, Ramos pidió durante el encuentro que aquellos que no confían en la paz de Colombia, como sucedió con los timorenses que se aliaron con los invasores, den la oportunidad de disfrutar la armonía, incluso con los tropiezos que acarrea.

“Sé cuán difícil es perdonar a los que violaron, torturaron y asesinaron, y más difícil será borrar las pesadillas, los recuerdos, el dolor que vimos y sentimos”, expresó, pero advirtió que la vida debe continuar y que eso no lo permitirá nunca el deseo de venganza. “Esta es una orden única para que la paz sea una realidad en Colombia”, concluyó Ramos Horta.

“Ustedes nos están enseñando a todos los ciudadanos del mundo que se puede dejar a un lado la lucha y la guerra”, continuó Tawakkol Karman, periodista yemení de 32 años, madre de 3 hijos, y la primera mujer árabe en recibir el Premio Nobel de la Paz.

Con una emoción que despertó los aplausos del auditorio de Corferias, en Bogotá, la mujer le dijo a los colombianos: “ustedes no son víctimas, ustedes son héroes y la historia los va a mencionar a futuro. Mencionará el sacrificio que están haciendo por la paz, y no por la venganza”.

CONTINUA A LEER:

http://www.alainet.org/es/articulo/183450

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s