BOLIVIA: Felicitaciones al neo ministro Hugo Moldiz Mercado que Morsolin ha encontrado en mayo de 2014

Hugo-Moldiz-Mercado

Hoy se posesiona el nuevo gabinete ministerial de Evo Morales. En mayo de 2014 he encontrado Hugo Moldiz Mercado, Investigador social y profesor universitario, en el seminario “Marx Vive” organizado por la Universidad Nacional de Colombia en Bogota el juves 15 de mayo donde ha presentado la ponencia “Poder constituyente y desafíos de la revolución en Bolivia“, hoy es Ministro de Gobierno.

“Sus análisis como director del Semanario Epoca, demuestran la fuerza de este proceso de cambio colectivo radical. Felicitaciones por este nuevo aporte al Gobierno de los Movimientos sociales”, comenta Cristiano Morsolin, investigador italiano que acompaña el cambio de Bolivia desde 2005 con el primer discurso de Evo Morales en el Parlamento Europeo.

En particular comparto la visión de Moldiz sobre el sujeto histórico de la revolución boliviana:

“El sujeto histórico de la revolución boliviana –plural por su composición (base indígena y su pertenencia clasista anticapitalista)-, en este momento de irradiación o expansión hegemónica del proceso de cambio está ante el enorme desafío de mantenerse, sobre nuevas condiciones, en sus dimensiones de bloque “dominante” y “dirigente”. “Dominante” respecto del reducido grupo de oposición al cambio de época y “dirigente” frente a la mayor parte de la sociedad que ha internalizado, de distintas maneras, el horizonte histórico al que se encamina, en medio de un capitalismo global, el proceso de cambio. Es más, “dominante” y “dirigente” a la vez frente a los que se han incorporado, con cálculos diversos, a la ola revolucionaria que empuja la historia. A ese sujeto histórico, parafraseando a Maquiavelo, le deben amar y temer.

De hecho, si hay algo que explica la fortaleza del proceso boliviano es que ese sujeto histórico –constituido a la impronta de la resistencia indígena a la invasión europea, a la caricatura republicana y al neoliberalismo-, nunca perdió la iniciativa táctico-estratégica desde el año 2000, cuando irrumpió la cuarta crisis de Estado más profunda de la historia boliviana. Su emergencia como sujeto, sin la cual no podría hablarse de revolución, ha sido fundamental para derrotar al neoliberalismo en todos los planos (política, militar, ideológica y electoralmente) y para salir airoso de todos los momentos que hasta ahora ha atravesado la llamada “Revolución Democrática y Cultural”. En el período 2000-2005 lo hizo desde su condición de “dirigente” de la sociedad y eso implica haber construido una relación de fuerzas sociales favorable ante su antagónico, lo cual en buenas cuentas significa haber expresado la potencialidad de un proyecto y subjetividad alternativos al orden establecido. Este sujeto histórico –plural, diverso y articulado de manera diferente en cada coyuntura-, ha emprendido la construcción de su poder, con la adhesión, a veces por temor y otras por identificación, de otros sectores de la sociedad, incluso antes de ganar las elecciones de diciembre de 2005. Desde ese momento, en las diferentes coyunturas experimentadas desde enero de 2006, cuando en la figura de Evo Morales conquistaba el gobierno, ese sujeto histórico –contradictorio y en disputa interna muchas veces- se ha encargado de generar condiciones favorables desde el Estado para elevarse a la condición de “bloque dominante”, sin dejar de ser, salvo peligrosos retrocesos en algunas coyunturas, “bloque dirigente”. Lo que estamos señalando es que a pesar de cierto retorno a sus intereses particulares, dejando de lado su visión universal, y una alta dosis de fetichización del Estado, del que se espera más de lo que se debe, ese sujeto histórico, sintetizado en su gran líder, no ha dejado de ejercer un liderazgo político y moral sobre los demás. Así ha ido sustituyendo el viejo sistema de creencias y subjetividades propios del capitalismo colonial por otro alternativo que en sus trazos gruesos expresa el “nuevo sentido común” del nuevo bloque de poder, revaloriza los bienes comunes, la apropiación colectiva y la redistribución de la riqueza en beneficio de todos y todas”

Hugo Moldiz, además de comunicación social, también estudió derecho y fue conocido en el ámbito público como analista político de izquierda. Militó en el Partido Socialista-1 de cuya Dirección Nacional formó parte hasta su desaparición. Como miembro del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia y de su expresión legal, Patria Socialista Multinacional-Movimiento Guevarista (PS-MG), integró el equipo de intelectuales orgánicos que se sumó a finales de los años ochenta a la construcción y fundación del Instrumento Político, antes Asamblea por la Soberanía de los Pueblos (ASP) y ahora Movimiento Al Socialismo (MAS). Asesoró algunas comisiones de la Asamblea Constituyente de Bolivia. En la actualidad colabora con el semanario La Época de Bolivia y en la revista América XXI. Es miembro del Consejo Editorial de Contexto Latinoamericano.

El nuevo ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, afirmó el viernes que continuará la gestión de sus antecesores, Carlos Romero y Jorge Pérez, para consolidar la lucha frontal contra el narcotráfico y proponer a la región un modelo de lucha contra ese flagelo que parta de la autodeterminación y la soberanía de los gobiernos y estados. En un contacto con los periodistas después de su posesión en Palacio de Gobierno, Moldiz recordó que el Gobierno tiene un programa por el que ha votado la gente y un programa político que está en marcha desde el 2000, que comenzó a materializarse en enero de 2006. “Yo diría que el compromiso es una lucha frontal contra el narcotráfico, hay que consolidar la nacionalización de la lucha contra el narcotráfico. Bolivia está en condiciones de proponer a la región un modelo regional de lucha contra el narcotráfico que parta de la capacidad de la autodeterminación y la soberanía de nuestros gobiernos y estados”, puntualizó. Asimismo, afirmó que se debe trabajar “en la conflictividad social”, en línea con lo señalado por el Jefe de Estado que consideró que una mayor relación del Gobierno, del Estado, con los movimientos sociales disminuirá la conflictividad social y, por tanto, ayudará a profundizar las transformaciones.”En materia de seguridad nacional hay un plan , entiendo que hay que ajustarlo de tal manera que la propia población pueda involucrarse desde el rol que le corresponde para poder combatir el crimen, que felizmente en el caso boliviano no podemos hablar de crimen organizado propiamente dicho, predominantemente ese no es el peligro”, complementó.

Agregó que en Bolivia hay una delincuencia que debe ser atacada desde sus causas estructurales. El nuevo Ministro de Gobierno informó que fue invitado por el Jefe de Estado para conforma el gabinete de ministros pero recordó su compromiso revolucionario, político con el socialismo, con la izquierda, de la que dijo es militante desde muy joven. “Uno tiene que estar donde el proceso revolucionario lo necesita. Cumplía un papel fuera del gobierno, hoy me toca estar dentro”, respondió el neo ministro Hugo Moldiz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s